BIENVENIDA:


"No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser siempre niños " Marco Tulio Cicerón.

Este blog nace con la intención de difundir en la red la historía de Sanlúcar de Barrameda. Se pretende que esta página sea una herramienta más para conocer la historía local aportando articulos y noticias relacionadas con la historia y la cultura sobre Sanlúcar y su provincia.
Gracias por vuestra visita.

Publicación electrónica seriada registrada con IBSN (Internet Blog Serial Number)

IBSN: Internet Blog Serial Number 4-4-1453-1789

© Historia de Sanlúcar contemporanea, 2010 Todos los derechos reservados.



domingo, 19 de enero de 2014

El mono homicida de Sanlúcar. Un caso real en la Sanlúcar del S.XIX.


En muchas ocasiones nos asombramos de que el nombre de Sanlúcar aparezca en los medios de comunicación por cuestiones relacionadas con noticias sensacionalistas o de desprestigió para la población local. Esto que nos puede parecer fruto de la actual prensa “amarilla” no es algo nuevo, desde mediados del S. XIX el nombre de nuestra ciudad apareció en muchas ocasiones como ejemplo de mofa o de la idiosincrasia más particular. Como ejemplo de esto a lo que me refiero, en el diario nacional “La España” del 25 de agosto de 1859 aparecía la siguiente noticia:
Los periódicos de Andalucía están divirtiendo al público a costa de  los autores de ciertos escritos redactados en Sanlúcar de Barrameda. Con este motivo recuerdan el suplicio de un mono en aquella ciudad, á cuyos habitantes ya les han caído que hacer viviendo en una tierra donde tanto abundan los guasones. Contaremos lo que hay de cierto en el suplicio del mono. Allá por el año de 1850 tenía un vecino de aquella ciudad, que vivía en la Puerta de Jerez, un mono muy travieso, que escapándose por los tejados llegó á la azotea de una casa de la calle Mesón del Duque, y cogiendo a un niño de seis a ocho meses que dormía en la cuna, le tiró a un tejadillo próximo, dejándole bastante mal parado. Preso el mono, el pueblo lo condenó á morir ahorcado por el verdugo en la plaza del cabildo y a permanecer cuarenta y ocho horas espuesto al público su cadáver en el cadalso. Esta sentencia se ejecutó en todas sus partes por el pregonero de la ciudad en presencia de un gentío inmenso.  

José Mª Hermoso Rivero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario