BIENVENIDA:


"No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser siempre niños " Marco Tulio Cicerón.

Este blog nace con la intención de difundir en la red la historía de Sanlúcar de Barrameda. Se pretende que esta página sea una herramienta más para conocer la historía local aportando articulos y noticias relacionadas con la historia y la cultura sobre Sanlúcar y su provincia.
Gracias por vuestra visita.

Publicación electrónica seriada registrada con IBSN (Internet Blog Serial Number)

IBSN: Internet Blog Serial Number 4-4-1453-1789

© Historia de Sanlúcar contemporanea, 2010 Todos los derechos reservados.





miércoles, 30 de noviembre de 2016

La virgen de la Caridad, el último remedio contra la gripe española en Sanlúcar.


“Mi hermana  murió de   gripe con 7 años”. Esta frase pronunciada hace casi dos  décadas por mi entonces nonagenaria tía abuela María López Romero, quedó en la memoria como un trágico interrogante sobre dicho acontecimiento. Así cuando se empieza a indagar en nuestro pasado más cercano y familiar, este nos lleva a tener constancia de la tragedia que supuso para  la Sanlúcar de 1918  la terrible epidemia de la llamada gripe española.
Según se recoge en la prensa nacional de la época, la epidemia de gripe comenzaría en los primeros días de Octubre de 1918, siendo  el primer   enfermo fallecido el radiotelegrafista del vapor  Ausias de March[1] . Ante los rumores de un alto número de infectados en las poblaciones cercanas, una comisión de vecinos se reunió con el Alcalde para mostrarle su negativa a permitir la instalación de unos pabellones sanitarios en Bonanza proyectados por el Ayuntamiento de Sevilla, no en vano, los primeros infectados serían dos seminaristas procedentes de la capital hispalense. Así la enfermedad se propagaría rápidamente por la comarca, lo que obligó al cabildo a improvisar un lazareto de infecciosos en la antigua ermita de Santa Brígida[2] situada al final del camino de Sevilla. Sin embargo muchos familiares de los infectados se negaron a trasladar a los enfermos, por lo que el Ayuntamiento prohibió la entrada a los domicilios de los enfermos[3].  La situación llegó a ser tan grave que el propio Ministro de la Guerra, ordenó la instalación en la ciudad de  40 tiendas de campaña con capacidad para 80 camas, así como la prensa recogía la preocupación por la falta de medicamentos dada la extensión de la enfermedad a las poblaciones de Trebujena y Olvera[4].

Al problema sanitario, se unió además la mala gestión del consistorio que dejó a la fábrica de gas, encargada del alumbrado público, sin el carbón necesario, por lo que la ciudad se vio completamente a oscuras a finales de Noviembre y sumida en el miedo al contagio. [5]De esta forma, a mediados del mes de Diciembre la ciudad contaba con 500 enfermos de los cuales habían fallecido 4 en los días anteriores[6], así el mismo diario afirmaba que la cifra de infectados alcanzaba las 1600 personas[7]. Para combatir la inexorable propagación, el alcalde Leopoldo del Prado[8] había ordenado la composición de una comisión médica para atender a todos los enfermos en sus casas suministrando medicamentos y ayuda material. El propio Del Prado había prohibido suministrar leche en los cafés para reservársela a los infectados a la que se unió el envío de dicho alimento desde las poblaciones de Jerez y El Puerto de Santa María.

Ante tal clima de impotencia sanitaria, con una ciudad sin alumbrado, algunos devotos entre los que se encontraban muchas mujeres, niños y eclesiásticos, se dirigieron al Ayuntamiento para pedir a las autoridades que  realizaran una procesión extraordinaria de la Virgen de la Caridad como último remedio para que remitiera la epidemia.[9]  Tenemos que tener en cuenta, que este clima de fervor mariano, se vio incentivado porqué  en  ese mismo año durante la procesión extraordinaria  por el III centenario de su proclamación como patrona  celebrada el 2 de Septiembre, se produjo un supuesto milagro de una mujer que recuperó el habla ante el paso de la imagen[10].


Sin embargo, la autoridad municipal era reacia a permitir cualquier manifestación pública que pudiera extender el contagio. Así el 1 de Enero se ordenó el cierre de todos los cafés, el teatro y cualquier establecimiento exceptuando las farmacias.[11] Ante una ciudad sin recursos y con el aumento de la enfermedad, el gobierno envió un donativo de 2000 pesetas para solventar los gastos sanitarios así como un supuesto médico alemán de prestigio[12]  para atender a las 6.500 personas enfermas según cifraba el diario “El País”. De esta manera , tal clima de terror, dio lugar a la aparición de  un  estafador que se hacían pasar por médico de la beneficencia para engañar  a los familiares[13] con falsos medicamentos, una consecuencia más de la impotencia que sufrían los habitantes incapaces de evitar el contagio de la gripe.

 Entonces el Ayuntamiento para conseguir calmar los ánimos y dar esperanza por medio de la mediación divina, decidió permitir la procesión extraordinaria de la patrona a la que asistiría toda la corporación bajo maza[14]. Dicho acto tendría lugar el  jueves 9 de Enero, donde tras una solemne función religiosa,  la virgen de la Caridad recorrió las calles de la ciudad acompañada de todo el clero, las asociaciones religiosas y un amplio cortejo de niños[15]. Curiosamente, días después, se daba la noticia de la disminución del número de nuevos enfermos sin omitir que habían aumentado la cifra de muertos por la enfermedad[16], algo que los más devotos asociarían a un milagro de la patrona. Sin embargo, lo que la mediación divina no pudo conseguir fue paralizar las cifras de jornaleros en paro de la ciudad que ascendían a más de 3000, para lo cual el Ayuntamiento organizó una colecta de  socorro entre los mayores contribuyentes[17]. Esto era la autentica pandemia que azotaba Sanlúcar y para la cual nunca se pidió la ayuda divina  pero si la mediación de la clase política de la época.

José Mª Hermoso.
 


[1]  Diario “El Sol”  7 de Octubre 1918.
[2] Diario “El Sol” 17  de Octubre 1918.
[3]  Diario “ La Nación “ 26 de Octubre 1918.
[4]  Diario “ El Imparcial”  31 de Octubre 1918.
[5] Diario “El Sol”  29 Noviembre 1918.
[6] Diario “ La Nación” 22 de Diciembre 1918.
[7] Diario  La Nación” 23 de Diciembre 1918.
[8] Climent Buzón, Narciso. Historia social de Sanlúcar de Barrameda. Del conformismo a la España como problema. (1900-1923) Vol.IX.  ASEHA .Ed. Santa Teresa  Pág. 41
[9]  Diario “ La Nación” 31 de Diciembre 1918.
[10]  Diario “ La época” 3 de Septiembre de 1918
[11]  Diario “El Liberal” 1 de Enero 1919
[12]  Diario “ El sol” 3 de Enero 1919.
[13] Diario “· EL liberal”· 7 de Enero 1919
[14]  Diario “ El Día” 5 de Enero 1919
[15] Diario “ El Día  10 de Enero 1919.
[16]  Diario “El Liberal” 12 de Enero 1919.
[17] Diario  “El Sol “18 de Enero 1919.

No hay comentarios:

Publicar un comentario